Después de casi un año y medio en clases online, los niños tuvieron que regresar al colegio. Es posible que algunos ni se acordaban de cómo era estar rodeados de niños de su edad, no habían podido compartir ni jugar y tal vez no habían podido desarrollar las mismas habilidades como antes de la pandemia. Se entrevistó a profesoras de la sección de primaria que mencionaron que este cambio fue muy duro para los niños de todas las edades desde los más grandes de primaria hasta los pequeños, que solo tienen 6 años de edad.

La profesora Jimena Rodríguez mencionó que al principio fue difícil regresar a la forma presencial ya que todos estaban muy inquietos y emocionados pero que lo más importante y, lo que le ayudó a que todo vuelva a la normalidad, fue llegar a acuerdos. “Qué necesitan ustedes, qué necesito yo, nos ponemos de acuerdo y así seguimos”, mencionó Jime. Ella también habló sobre las normas de bioseguridad ya que la pandemia aún no se ha acabado y a veces es difícil que todos cumplan con el uso de la mascarilla y siempre mantener el distanciamiento, lo único que hay que hacer es seguírselos recordando. 

A otra profesora a la que entrevistamos es a Ximena Boada, profesora de matemática, quien dijo que para los niños más grandes de primaria “fue muy emocionante tanto para los niños como para las profesoras reencontrarnos”. También dijo que el comportamiento había cambiado en los niños ya que estaban más preocupados de volver a socializar y reencontrarse con sus amigos y no específicamente en las clases; sin embargo, agregó que le gustaba muchísimo más estar en clase presenciales que online. 

La última entrevista fue a Catalina Maya, una profesora de los niños más pequeños de primaria. Ella mencionó que al principio fue difícil que entendieran que no estaban solo ellos, ya que pasaron encerrados y que lograran comprender que también había más niños con la misma necesidad de ellos. También que hay cosas que se pueden trabajar en conjunto y no necesariamente todo lo tienen que hacer individualmente. También mencionó como profesora y como madre que: “El encierro realmente no fue algo beneficioso para ellos, porque les gusta compartir y jugar con otros niños”. Hablando sobre la educación se ha dicho que se aprende mejor entre pares y eso no se podía hacer en línea ya que entre ellos se ayudan y en muchos casos se explican las actividades. 

Estas entrevistas hablan mucho de cómo a los niños les llegó a afectar estar en sus casas sin niños de su misma edad para que pudieran compartir. Las tres profesoras coincidieron en que les gustaba mucho más dar clases en formato presencial que en virtual. Esta vuelta a clases fue muy beneficiosa tanto en el aspecto social como en el aprendizaje de los niños. 

 Finalmente, los niños han disfrutado de regresar a clases presenciales y han recordado lo que era compartir, jugar y estudiar con niños al lado para poder ayudarse entre ellos y con sus profesoras.