Los niños de Primero de Básica plasmaron en sus obras de arte las emociones, cada una tan diferente y especial como nuestros niños.

Las paredes del Tomasito se llenaron de color y creatividad, reflejando cómo cada uno percibe las emociones.

Esta es una muestra de cómo desarrollamos nuestra inteligencia emocional, a través del juego y de experiencias significativas.

Gabriela Gómez
DECE

uncode-placeholder