Leer reduce el estrés y nos reconforta con nosotros mismos

Leer no sólo es uno de los mayores placeres de la vida, sino también una fuente de empoderamiento y enriquecimiento. Los libros pueden cambiar la vida de las personas. Investigaciones del Centro de Investigación en Liverpool para la Lectura, Literatura y Sociedad (CRILS) de la Universidad de Liverpool han encontrado que las personas que leen tienen más probabilidades de estar satisfechas con sus vidas. Los efectos positivos que la lectura puede tener en la sociedad están ampliamente documentados y lo que esta investigación ha dejado muy claro es que los libros pueden ayudarnos a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, y ser más felices con nosotros mismos; un recordatorio útil y oportuno para que todos saquemos provecho de los muchos beneficios que sólo la lectura puede ofrecer.

Billington, Josie “Reading Between the Lines: the Benefits of Reading for Pleasure” Liverpool: University of Liverpool, 2015

El estudio, coordinado por la Dra. Josie Billington, Directora Adjunta del Centro de Investigación en Lectura de la Universidad de Liverpool, exploró los beneficios emocionales, sociales y psicológicos que tiene la lectura para los adultos que regularmente leen por placer. El estudio revela que leer regularmente tiene la propiedad única de permitirnos embarcarnos en viajes positivos en la vida, conectarnos con otros y hacernos sentir más felices en nuestra propia piel:

  • La investigación demuestra que los libros pueden proporcionar la confianza fundamental que necesitamos para perseguir nuestras metas y tomar grandes decisiones en la vida.
  • El 27% de la población dice haberse ayudado de la lectura para hacer un cambio positivo en su vida, como buscar un nuevo trabajo o terminar una mala relación.
  • El 36% de la población se ha inspirado en un libro para viajar.

El estudio también reveló que la lectura nos ayuda a hacer otros cambios positivos en nuestras vidas:

  • Una quinta parte dijo haberse visto motivado a cuidar mejor su salud al haber leído un libro.
  • El 19% de los adultos dijo que los libros les dieron el impulso que necesitan para comenzar una nueva afición.

A pesar de ello, un tercio (35%) de la población admitió que le gustaría leer más, pero a menudo se distrae usando el teléfono o viendo la televisión. Sin embargo, destacan el profundo efecto que un buen libro puede tener en su satisfacción con la vida; la investigación además reveló que más de un tercio (38%) de elige la lectura como su último remedio para el estrés. Es más, se ha demostrado que la lectura es el mejor consuelo frente a otras soluciones más obvias:

  • El 35% de los participantes reveló que los libros tienen más probabilidades de reconfortarlos cuando se sienten deprimidos, frente al 31% que elige una copa de vino y el 10% que elige un baño caliente.
  • El 41% de los adultos incluso encuentran que leer es una mejor cura para sus preocupaciones cotidianas que salir con amigos por la noche.
  • La investigación encontró que la adorable e imperfecta Bridget Jones era el personaje literario con el que la mayoría de las mujeres se identificaban -1 de cada 10 encuestadas también coincidió en que la lectura les conforta demostrándoles que está bien ser imperfecta. De hecho, la investigación mostró que preferimos leer sobre alguien que comete errores (23%) y es gracioso (20%) más de lo que valoramos a un personaje valiente (19%), leal (17%) o amable (11%).

Los docentes al encontrase en el centro de la actividad pedagógica de las instituciones, se convierten en ejemplo para sus estudiantes, compañeros y padres de familia. Les animo a leer y disfrutar así de sus beneficios terapéuticos.

Recuperado de: https://universoabierto.org/2018/03/09/leer-reduce-el-stress/