En los años 70, el hombre predominaba en todos los ámbitos de la sociedad, económico-financiero, laboral, incluso las propagandas y publicidad eran extremadamente machistas, resaltando el rol de las mujeres únicamente como apto para la limpieza del hogar, el cuidado de los niños y la cocina, desconociendo por completo la importancia que en verdad tiene una mujer en la sociedad. Es por esto, que después de años de opresión, inicia en esta misma década la idea del movimiento feminista y con él, el lenguaje inclusivo.

Creo que el machismo era increíblemente dominante y que las feministas y las personas no binarias no se sentían cómodas con esto y que su única solución fue crear este lenguaje, buscando una manera de sentirse cómodos y de encajar. Ahora todo el mundo lo critica, pero nadie ofrece una solución. 

¿Pero qué es el lenguaje inclusivo? Es una manera de expresarse sin utilizar el género femenino o masculino tanto en adjetivos, sustantivos o pronombres. El periódico El País afirma que es una fuerza mayor a la que habían tenido anteriormente el asterisco, la x o la arroba” para reemplazar el uso de un género específico al hablar. Muchos opinan que es una forma de poder expresarse y no sentirse excluidos. Así también el periódico Washington post comenta “Lo que no se nombra no existe. Poder pronunciar, denotar, asignar y definir genera nuevas realidades: el lenguaje no solo se construye por quienes lo utilizan, sino que nuestra percepción del mundo se construye por medio del lenguaje. No se trata de forzar términos con calzador. En la adopción de un idioma inclusivo se busca reflexionar acerca de la opresión e invisibilizarían de las mujeres y las identidades no binarias que han prevalecido desde la palabra.” Aun así, muchas otras personas opinan que es una manera de dañar el idioma español. La diversidad de opiniones sobre el tema ha generado, por decir lo menos, mucha controversia. Por mi parte, pienso que se debería respetar este movimiento, aunque no lo apoyes, y si lo apoyas, respeta también a las personas que no lo hacen. 

Amanda Montenegro, alumna de la Universidad Católica de Chile, comentó que “En Chile por lo general no está tan aceptado el lenguaje inclusivo en personas adultas, es algo que los jóvenes tienden a respetar más, por eso mismo las universidades tienden a ser un espacio donde el lenguaje inclusivo sí se respeta. Si hay una persona que no se identifica como mujer u hombre la universidad se comunica con los profesores y otros alumnos para que haya un uso responsable del lenguaje en las salas. Eso incluye no utilizar palabras con géneros diferenciados, como por ejemplo reemplazar el uso de alumno o alumna por el término inclusivo estudiantes, tanto en el habla como en los formatos escritos”. Sin embargo, ella manifiesta “Encuentro que sí es importante crear un espacio seguro dentro del lenguaje, sobre todo cuando se trata con la identidad de las personas. El lenguaje inclusivo valida la existencia de las personas trans y no binarias mientras que también construye un espacio equitativo de géneros” (Montenegro, 2021, p. 1) 

Yo sinceramente opino que el lenguaje inclusivo es una buena manera de demostrar respeto porque así podemos incluir a las personas que se identifican como no binario, además, se les brinda un espacio seguro para que se sientan bien consigo mismos. Yo no lo uso normalmente, pero si debo dirigirme a una persona identificada como no binaria, lo usaría sin ningún problema pues es mi manera de demostrar que les respeto y les acepto como son. Esto no me hace ni mejor ni peor persona, solo demuestra que soy empática con los demás. Sin embargo, en la forma en la cual se usa este lenguaje no siempre es correcto ya que remplazan la a y la o con la e, por poner un ejemplo, en latín la terminación ente significa persona, por lo tanto, decir presidente significa una persona que precede, entonces decir presidente y presidenta es innecesario. 

Con tanto cambio en el mundo actual, hemos sido testigos de nuevas palabras que se han ido incorporando a nuestro vocabulario y uso diario, como emoji, guglear, trolear, meme, selfi, entre otras. Posiblemente más adelante, las futuras generaciones hablen fluidamente con este lenguaje inclusivo y estaremos tan acostumbrados que ya no será cuestionable. Entonces ¿Se verá la RAE (Real Academia de la Lengua) obligada a incorporarlo en el diccionario? Hasta el día de hoy, la RAE no acepta el uso del lenguaje inclusivo, pero ¿Qué pasará en el futuro?  

Referencias Bibliográficas: 

.G.D.S. (2021, April 14). Lenguaje inclusivo: ¿destrucción de la lengua o lucha por la igualdad? The Washington Post. Retrieved October 26, 2021, from https://www.washingtonpost.com/es/post-opinion/2021/04/14/lenguaje-inclusivo-rae-incluyente-censura/