¿Podemos acampar por el Día del Niño?

Un desafío difícil de lograr a través de la pantalla, estando a kilómetros de distancia unos de otros. Pero era su día y no podíamos decirles que no.

Cada una de las profes hizo su parte, con la ilusión y esperanza de que los niños hagan la suya. ¡Y así fue! De repente, sin darnos cuenta, las sábanas se convirtieron en hermosas carpas y las velas en ardientes fogatas de donde salían canciones, personajes e historias que nos permitieron compartir momentos muy especiales con nuestros niños y sus familias de kínder.

Celebramos todos juntos la magia de creer que todo es posible, añorando que esa poderosa imaginación nunca se apague, y agradeciendo que nuestros niños nos contagian su hermosa manera de vivir el momento tal y como se presenta.

¡Feliz día del niño a todos estos seres maravillosos, que llenan de alegría nuestras vidas!

Cristina León
Biblioteca Tomasito

uncode-placeholder